Política audiovisual europea y diversidad cultural en la era digital #ArtículoAcadémico #PrimeraParte

This paper considers the implementation of the 2005 unesco Convention on cultural diversity in the formulation of the European audiovisual policies in the digital eld. The inuence of the treaty is veri ed taking as a point of departure a critical documentary analysis. Nevertheless, such is the case for promotion rather than protection measures, and with a legitimizing rather than an innovative aim.

Key words: European Union, unesco, communication, culture, public policy.

Introducción

La presente investigación tiene por objeto analizar la implementa- ción de la Convención sobre la Protección y la Promoción de la Di- versidad de las Expresiones Culturales3 por parte de la Unión Europea (ue) en la formulación de su política audiovisual, especialmente en el ámbito digital.

La Convención, que fue aprobada en el marco de la 33a Reunión de la Conferencia General de la unesco, celebrada en Paris el 20 de octubre de 2005, es un acuerdo internacional jurídicamente vinculante que reconoce el carácter distintivo de los bienes, servicios y actividades culturales, como vectores de transmisión de identidad, valores y senti- dos; así como el hecho de que los mismos no son mercancías o bienes de consumo que puedan ser considerados únicamente como objetos de comercio, aunque tengan un valor económico importante.

El tratado plantea un nuevo marco internacional para la gobernanza y la gestión de la cultura mediante:

l El fomento de políticas y medidas culturales que promuevan la crea- tividad, faciliten el acceso de los creadores a los mercados naciona- les e internacionales y aseguren que estas expresiones son accesibles al público en general.

l El reconocimiento y la optimización de la contribución global de las industrias culturales al desarrollo económico y social, especialmente en los países en desarrollo.

l La integración de la cultura en las estrategias y políticas de desarro- llo sostenible.

l La promoción de la cooperación internacional para facilitar la movi- lidad de los artistas, así como el ujo de bienes y servicios culturales.

Hasta abril de 2016, 142 Estados, además de la ue, habían rati cado la Convención que entró en vigor en 2007. La importancia del estudio de este tratado reside, además de su signi cado para el derecho internacional de la cultura y la formulación de políticas nacionales (Barreiro, 2011; Bernier, 2008; Graber, 2006; Obuljen & Smiers, 2006), problemática digital incluida (Guèvremont, 2013; Rioux et al., 2015), en que aborda la única convención de la unesco de la que ha formado parte la ONU.

La Comisión Europea (ce) no solo participó en las negociaciones relacionadas con su elaboración junto a los Estados miembros, sino que el Consejo de la Unión Europea (Diario O cial de la Unión Eu- ropea [Doue], 2006) subrayó en 2006, momento de su adopción, que la misma constituye un pilar pertinente y e caz para la promoción de la diversidad cultural y de las relaciones culturales, que son de suma importancia tanto para la Comunidad como para sus Estados miembros. Con posterioridad, la Agenda Europea para la Cultura (Doue, 2007) co- locaría de nitivamente a la Convención entre el conjunto de referencias obligadas a la hora de formular políticas.

En otras palabras, estudiar la implementación de la Convención por parte de la ue es relevante para la comunidad internacional en general, y para el resto de organizaciones de integración económica regional, así como para los Estados que la rati quen (las Partes), en particular, dado que la ue se ha comprometido con su aplicación, jugando un rol impor- tante tanto en su adopción como en el debate que condujo a su elabora- ción (ce, 2012a).

Tal discusión, generalmente conocida como “comercio versus cul- tura”, re ere fundamentalmente a la desigual circulación e intercambio de bienes y servicios audiovisuales en nivel internacional.4 En su evolu- ción, tanto la Declaración Universal de la unesco sobre la Diversidad Cultural (unesco, 2001), como las negociaciones que tuvieron lugar sobre la liberalización de los servicios audiovisuales, durante la últi- ma fase de la Ronda Uruguay (1986-1994) del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (más conocido por su sigla en inglés gatt), aparecen como antecedentes cruciales de la Convención (Frau- Meigs, 2002; Grant, 2011).

Así pues, detenerse en la política audiovisual europea es especial- mente pertinente porque: a) la discusión sobre la protección y promocional.

TRINIDAD GARCÍA LEIVA, M. (2016). Política audiovisual europea y diversidad cultural en la era digital. (Spanish). Comunicación Y Sociedad (0188-252X), (27), 221-241.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s